Células madre contra la infertilidad

09 Marzo 2017

Imagen Destacada
Por primera vez en la historia, óvulos fértiles y maduros han sido creados en laboratorio a partir de células de piel de ratón. Estos han sido posteriormente fertilizados obteniendo crías aparentemente saludables. Este importante avance científico, sugiere que es solo cuestión de tiempo para que este mismo logro sea alcanzado en humanos, abriendo la posibilidad de nuevos tratamientos contra la infertilidad.

Naim Abdul Khalek Gharzeddine y Jorge Blanco Cejas

La línea germinal femenina, experimenta una secuencia única de procesos de diferenciación que le confiere totipotencia al óvulo. La reconstitución de estos eventos in vitro usando células madre pluripotentes, es un logro clave en biología reproductiva y medicina regenerativa. Durante el proceso, fueron producidos ovocitos maduros totipotentes en cultivo a partir de células madre embrionarias y de células madre de pluripotencialidad inducida, obtenidas tanto de fibroblastos embrionarios, como de fibroblastos de la punta de la cola de ratón adulto. Además, líneas de células madre pluripotentes se rederivaron de los óvulos que se generaron in vitro, reconstituyendo así el ciclo completo de la línea germinal femenina en una placa.

Los óvulos proceden de células germinales primordiales (PGC), que se especifican durante el desarrollo embrionario. Los PGC migran entonces hacia a las gónadas y entran en meiosis, convirtiéndose en ovocitos primarios. Después de la pubertad, los ovocitos primarios comienzan a crecer hasta alcanzar la madurez, cuando están completamente listos para la fertilización.

Para llevar a cabo el proceso, las células germinales primordiales precursoras de ovocitos (PGCLCs), fueron obtenidas a partir de células madre embrionarias (ESCs), que en contacto con células somáticas conformaban una estructura al que se denominó ovario reconstituido (rOvary). A partir de aquí, el estudio se divide en tres etapas:

  1. Diferenciación (IVDi). Se someten los agregados a distintas condiciones de cultivo, obteniendo un elevado número de ovocitos primarios con estructura folicular.
  2. Crecimiento (IVG). El crecimiento de estos, estrechamente controlado tanto por la acción de la hormona estimulante del folículo como de las gonadotropinas, dio lugar a complejos de ovocitos con estructura folicular secundaria.
  3. Maduración (IVM). Se transfieren los complejos a un medio con condiciones de crecimiento, dando lugar a ovocitos secundarios maduros.

Los datos publicados en el propio estudio mostraron que el método es aún peligroso y altamente ineficiente. A partir de estos ovocitos generados in vitro, sólo consiguieron una tasa de éxito del 3,5 % en el desarrollo a término completo, y tal como informaron los autores, muchos de los fetos mostraron problemas de desarrollo y anormalidades en los cromosomas. No obstante, el avance que este logro supone, presagia grandes posibilidades de cara al futuro.

Aunque parte del trabajo ya había sido desarrollado, en anteriores ocasiones fue necesario realizar parte del proceso in vivo. En esta ocasión sin embargo, se ha logrado completar toda la maduración de los óvulos en una placa de laboratorio, contando con la ayuda de células embrionarias como base para soportar a las células madre obtenidas.

Con las mejoras que cabría esperar a nivel experimental, en teoría esta técnica podría servir para producir óvulos humanos a partir de cualquier célula no relacionada con la reproducción, como las de la piel, lo que tendría una importante aplicación en la lucha contra la infertilidad, y también abriría la posibilidad a otras aplicaciones más controvertidas, como la posibilidad de producir óvulos fértiles a partir únicamente de células de varón.

Este estudio vislumbra sin duda alguna un horizonte esperanzador para todas aquellas personas que por una razón u otra no pueden tener hijos, aunque que dadas las implicaciones éticas que el empleo de esta técnica supone, “este es el momento para involucrar al público general en las discusiones éticas y tecnológicas relacionadas, en caso de que este procedimiento pueda ser aplicable en humanos”, como comenta Azim Surani, investigador de la Universidad de Cambridge.

Bibliografía:

  • Hikabe, O., Hamazaki, Nobuhiko, N., G., Obata, Y., Hirao, Y., Hamada, N., Shimamoto, S., Imamura, T., Nakashima, K., Saitou, M., Hayashi, K. (2016) Reconstitution in vitro of the entire cycle of the mouse female germ line. Nature, 539, 299–303. doi:10.1038/nature20104.
  • Jessica, H (Oct. 2016). Eggs made from skin cells in lab could herald end of infertility. New Scientist. https://www.newscientist.com/article/2109305-eggs-made-from-skin-cells-in-lab-could-herald-end-of-infertility/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *